// La Mañana de Orfeo con Juan Bellver y Aylen Luponio de 09 a 13 Hs.

CURIOSIDADES

Permitirles a nuestros hijos el estrés y la frustración podría volverlos más fuertes

Permitirles a nuestros hijos el estrés y la frustración podría volverlos más fuertes

2019-03-13

Compartir

Nassim Taleb inventó la palabra “antifrágil” y la utilizó en su libro homónimo para describir los sistemas que se benefician de los choques, los desafíos y el desorden. Los huesos y el sistema inmune son dos grandes ejemplos; ambos requieren la exposición a cierto tipo de gérmenes en la infancia para desarrollar toda su capacidad. Los padres que tratan a sus hijos como si fueran frágiles (alejándonos de la suciedad, el frío, los animales…) están privando a sus sistemas inmunes de las experiencias que necesitan para protegerse mejor en el futuro. Para ser más fuertes.

Lo mismo sucede con las capacidades sociales y emocionales de los niños que crecen sin estrés y retos: son tan frágiles como su sistema inmunológico. El tema es polémico, pues la línea en la que se dibuja la independencia y la negligencia está en una frontera difusa; los niños necesitan ser protegidos de peligros lógicos, necesitan amigos y una figura protectora y amorosa que les dé un ambiente sin miedos ni violencia. Sin embargo, los breves períodos de estrés y frustración no son perjudiciales; son esenciales.

La sobreprotección es un tema generacional. A partir de que la televisión por cable y el Internet expusieron mediáticamente los peligros y los crímenes terribles, extraños del planeta, el juego al aire libre y la movilidad independiente disminuyeron. El tiempo frente a una pantalla y las actividades supervisadas minuciosamente por los adultos aumentaron. Todas las generaciones antes de los años 90 tienen más historias épicas de juegos al aire libre y aventuras que las que vinieron después. Tan sólo por poner un ejemplo.

Sin embargo, esas historias de aventuras épicas y juegos sin supervisión tienen las virtudes de crear mundos en los que los niños ponen las reglas. En los momentos de juego libre surgen pequeños conflictos y pequeños peligros que son esenciales para el desarrollo de la competencia social e incluso física. Todas esas aptitudes cruciales en la vida adulta que comienzan a forjarse desde las versiones medidas de la niñez.



Fuente: https://pijamasurf.com

VER MÁS NOTICIAS