CURIOSIDADES

Los abrazos nos hacen adictos a nuestra pareja

Los abrazos nos hacen adictos a nuestra pareja

2020-06-05

Compartir


Los abrazos, está demostrado por la ciencia, tienen muchos beneficios para nuestro organismo, como reducir el estrés o, incluso, ayudar a controlar el colesterol y mejora el sistema inmunitario. No obstante, quizás tengan un efecto adictivo hacia nuestra pareja que desconocíamos.

Según nos cuenta Bright Side, los abrazos pueden ayudarte a construir una relación duradera y más fuerte con tu pareja. Según los científicos, abrazar diariamente a tu ser querido puede agregar años a tu relación. Cierto es que construye intimidad en la relación, pero la responsable de una posible adicción está dentro de nosotros en forma de hormona: la oxitocina.

Esta hormona ha sido muy estudiada por los investigadores y es responsable de desencadenar, entre otras funciones, el parto de las mujeres, la que activa que ellas puedan dar de mamar a sus bebés o la que crea un vínculo entre ambos. La hormona produce sentimientos de felicidad, calidez y amor, en definitiva, nos hace sentirnos bien.

Beneficio mutuo
La ciencia también ha descubierto que nuestro cerebro libera grandes cantidades de oxitocina cuando tenemos contacto corporal con alguien que es importante para nosotros. En pocas palabras, nos hace adictos y nuestros cuerpos la quieren cada vez más, según algunas investigaciones. Por lo tanto, si tu pareja está constantemente demandándote abrazos, no es solo por ti, sino también por su propio beneficio (científicamente hablando).

Y la oxitocina también tiene un papel crucial en la monogamia y en evitar la infidelidad. Evolutivamente, los hombres quieren propagar sus genes y qué mejor manera que hacerlo con todas las mujeres posibles, lo que implicaría mantener con varias parejas simultáneamente.


Una investigación realizada por el psiquiatra Rene Hurlemann sugiere que las ráfagas frecuentes de oxitocina hacen que nuestras parejas se conviertan en más atractivas para nosotros. Al mismo tiempo, la liberación constante de oxitocina desencadena la descarga de dopamina y serotonina, otros químicos corporales que nos proporcionan placer. Esto fomenta la sensación de comodidad y vinculación innata, por lo que las personas no tienen la necesidad de buscar a alguien más.

Así, esto parece dar la razón a quienes señalan que "el amor puede ser como una droga", pues el mecanismo biológico que produce la oxitocina es similar al que provocan ciertas sustancias estupefacientes en nuestro cerebro.



Fuente: https://www.elconfidencial.com/

VER MÁS NOTICIAS