Es un concierto extraño y restringido, pero también una aventura para todos. Hemos podido disfrutar de la música en directo otra vez”, declaró a Rolling Stone Coyne, al tiempo que agregó: "La rareza es para que podamos disfrutar sin poner a nuestras familias y a todos en peligro".