// Regreso a Casa de 17 a 21 Hs.

CURIOSIDADES

Por qué no debes congelar otra vez un alimento descongelado

Por qué no debes congelar otra vez un alimento descongelado

2021-02-10

Compartir

Según los especialistas, no se debe volver a congelar un producto que ya ha sido congelado. Por otra parte, conviene saber que esto podría tener un efecto nefasto sobre la salud de los que consumen dicho producto.



Del supermercado hasta el domicilio, la cadena de frío ha sido respetada correctamente. Pero un apagón sobreviene, haciendo que durante algunas horas el congelador deje de funcionar. Si esta situación se presenta, hay que tener el reflejo de consumir en seguida los productos congelados o tirarlo. Hay que saber que ciertas bacterias resisten al frío. Mientras que el producto está congelado, estas bacterias dejan de multiplicarse.

En cambio, en cuanto el producto vuelve a ser congelado, la multiplicación de bacterias empieza de nuevo y además a una velocidad acelerada. Si se vuelve a congelar el producto descongelado, el consumidor se expone 16 veces más al número de bacterias. La congelación desestructura los tejidos, por esta razón los productos descongelados presentan una textura y un gusto diferentes.

Preparar bien los alimentos antes de congelarlos
Para conservar al máximo el gusto y el valor nutritivo de un alimento que se va a congelar, es importante prepararlo bien. Si se trata de fruta, por ejemplo, conviene saber que la congelación debe hacerse justo después de la recogida o después de la compra. Sin embargo, si se trata de una fruta que se ennegrece, mejor es transformarla en compota. En cambio si se trata de una fruta roja, la preparación consiste en mojarla en zumo de limón antes de secarlo con papel absorbente.

Si se trata de verduras frescas, hace falta precocinarlas durante 2 minutos, escurrirlas bien y embalarlas antes de congelarlas. Si se trata de aves de corral, conviene quitarles las grasas antes de congelarlas. Para las carnes grasas, hay que cocerlas y limpiarlas bien antes de congelarlas. Si se quiere congelar pescado, hay que quitarle las escamas, las tripas, lavarlo y secarlo antes de congelarlo. En el caso de platos precocinados, hay que evitar añadir especias. Es preferible añadir un poco de sal antes de la congelación.

Hay que saber que la duración de conservación de un alimento por congelación es muy variada: de 3 a 12 meses. Sin embargo, en cuanto la cadena del frío se ha roto, no se debe volver a congelar. De otro modo el consumidor se expone a intoxicaciones alimentarias.

Ahora que ya lo sabes, no vuelvas a congelar un alimento descongelado. ¡Intenta consumirlo en el momento! Si no puedes, encuentra alguna forma de que no se desperdicie la comida.



Fuente: vix.com

VER MÁS NOTICIAS