// El fin de semana con mas (+) musica

CURIOSIDADES

5 errores que cometemos al regañar a un gato

5 errores que cometemos al regañar a un gato

2021-03-15

Compartir

Educar a un animal siempre es una tarea complicada que requiere de mucha paciencia para así poder llevar a cabo el proceso de la manera más calmada y positiva tanto para ti como para tu gato. Sin embargo, no debemos olvidar que en ocasiones por agobios externos al animal, llegamos a casa y quizá lo último para lo que tenemos paciencia es para nuestro gato si ha hecho algún desastre. 



No obstante, debemos de intentar calmarnos de alguna otra manera y no pagar ese estrés con el felino que está aprendiendo a convivir con nosotros y también estamos aprendiendo a convivir con él.

A continuación os comentamos los 5 errores que solemos cometer (porque somos todos humanos), y que debemos comenzar a controlar para no dañar psicológicamente a nuestro gato ya que podría acabar desarrollando problemas de comportamiento a largo plazo.

No permitir a nuestro gato comunicarse en su propio lenguaje
Este es uno de los mayores problemas cuando hablamos de la convivencia entre humanos y gatos. Nosotros tendemos a humanizar al felino y lo reñimos por cuestiones que para ellos son naturales y necesarias. Es por eso que debemos aprender sobre el lenguaje felino para comenzar a entender realmente al gato.

Por ejemplo, cuando un gato rasca o bufa algo que le molesta es porque es su manera de comunicar que le molesta. Si lo reñimos por eso, es una manera de no permitirle demostrar sus sentimientos y en cierta manera lo estamos limitando. Ellos necesitan de estos gestos para expresar así que debemos de razonarlo y entender que no lo hacen por molestarnos a nosotros, sino que es su manera de funcionar. Es más, un gato que no desarrolla este tipo de conducta es porque no se encuentra del todo bien.

Gritarle o agredirle físicamente
Bueno, sabemos 100% que nuestros seguidores nunca cometerían ninguna agresión física hacia su gato, pero lo que a veces puede ocurrir es que le gritemos porque, por ejemplo, hemos tenido un mal día en el trabajo y llegamos a casa para encontrarnos que ha hecho algún desastre.

Por lo general, los gatos no entienden el enfado desproporcionado del humano. Es decir, si han hecho algo más y les comenzamos a gritar se van a sentir confundidos y van a asociarte con experiencias negativas. Esto es horrible para el gato y a la larga para ti ya que te va a ver como alguien de quién tener cuidado y no alguien con el que poder estar a salvo.

Es importante que no les gritemos. Si han hecho algo mal, hay otras maneras de hacérselo entender como por ejemplo ignorar al gato o no jugar con él para que entienda que estás enfadado. Eso sí, tampoco vamos a mantenerle la marginación durante días. Se trata más de captar los momentos adecuados.

Obligar a que huela sus heces o su orina
Este tipo de regaños no ayuda para nada al gato y además no tiene ningún efecto. El gato no va a entender el porqué de que le acerques la cabeza a las heces o a la orina. Lo único que estás haciendo es hacerlo sentir incómodo e intimidado. Es un acto cruel que no puede tolerarse de ninguna manera. Si ves a alguien que hace esto, por favor, explícale.

Ser incoherente con el gato
Esto es muy importante y a veces a las personas se les olvida porque con las cosas del día a día no prestan demasiada atención a la coherencia con su gato. Con esto queremos decir que si vas a educar a un gato tienen que mantenerte coherente con tu modo de actuar. Si no le permites comer de la mesa, no se lo permitas nunca ya que si se lo permites un día y otro día no, el gato no va a captar el aprendizaje que le quieres dar.

Si no quieres que se suba a la mesa, tampoco le dejes subir nunca porque si lo permites una vez, entiende que puede hacerlo. Es por eso que es importante que todos los miembros de la familia pongan unas normas porque si uno lo permite y otro no, el gato no va a aprender nunca y seguirá haciéndolo.

Regañar a tu gato tarde
Por regañar al gato ya entendemos que es hacerle entender que algo ha estado mal y no a través de gritos sino de no hacerle caso durante un tiempo, no jugar con él etc. Maneras en las que el gato se planteará si ha hecho algo mal.

Por lo tanto, si vamos a darle esas señales de que algo ha estado mal tiene que ser después de que ocurra lo que nos ha molestado. Si lo hacemos un día después el gato no va a asociar una cosa con la otra y va a estar totalmente confundido. Si lo reñimos tarde, nuestro gato comenzará a confundirse y empezará a vernos como un elemento que le aporta inseguridad.

Esperamos que estos errores te ayuden a manejar mejor los enfados con tu gato.

 



Fuente: www.mundodelgato.com

VER MÁS NOTICIAS