// El fin de semana con mas (+) musica

CURIOSIDADES

Jogging: cuáles son los beneficios de trotar dos o tres veces por semana

Jogging: cuáles son los beneficios de trotar dos o tres veces por semana

2021-03-31

Compartir

Se trata de una actividad que resulta muy atractiva para los que consideran al running muy intenso. ¿Cómo arrancar?



Muchas personas ven el running como una actividad muy intensa y demandante, sin siquiera considerar la idea de darle un intento. Sin embargo, existe una alternativa más amena que tiene grandes beneficios para la salud: el jogging o trote.

“El jogging es una forma de entrenar la resistencia aeróbica, básicamente es trotar lento sin llevar un ritmo determinado ni buscar mejorar alguna marca, simplemente trotar suave como actividad en sí, lo cual nos trae muchos beneficios, similares al running, y algunos cuidados que tenemos que tener para esta práctica deportiva”, explica el preparador físico Christian Peracca, titular del Extremo Training Team en diálogo con Ámbito.

Ponerse las zapatillas y salir a trotar le permite al corredor tomarse más libertades. Los ritmos son más moderados, el reloj tiene una importancia relativa si hablamos de ritmos, y el resultado al final de una sesión es más cercano al relax que al agotamiento por el esfuerzo. Obviamente, como para realizar cualquier deporte, es clave tener el aval de un médico que nos realice un apto físico.

Beneficios de salir a trotar
- Mejora el sistema cardiovascular haciéndolo más eficiente y económico
- Aumenta la absorción de oxígeno lo cual nos ayuda a utilizar nuestra energía almacenada
- Aumenta el metabolismo, esto significa que vamos a tener más energía disponible para utilizar
- Fortalece nuestros músculos, huesos y tendones
- Aumenta la eficiencia del sistema respiratorio
- Reduce el stress y mejora la calidad del sueño
- Mejora la autoestima

Cómo empezar a trotar
Al igual que para realizar cualquier actividad, antes de salir a hacer jogging es necesario hace una mínima entrada en calor, haciendo hincapié en movilidad articular: rotación rodillas, pies, cabeza, hombros, cadera.

“Con respecto al tiempo y frecuencia semanal podríamos arrancar con 2 sesiones de 30’. A medida que el cuerpo se va adaptando a la carga podemos ir sumando minutos y entrenos en la semana. Los beneficios se van a ir viendo con el correr del tiempo”, asegura Peracca.

Luego, explica que sentir algunas molestias musculares y articulares es normal cuando se comienza a realizar una actividad nueva por el aumento de la exigencia física: “A medida que vamos sumando sesiones deberían ir desapareciendo indicando la adaptación del cuerpo a la nueva actividad, siempre y cuando mantengamos una progresión de la intensidad lógica y razonable sin incrementar de manera brusca el tiempo de trabajo ni la frecuencia semanal. Si estas molestias no disminuyen bajando el tiempo de trabajo y las intensidades debemos consultar al médico para asegurarnos no tener algún tipo de lesión”.

Diferencia entre jogging y running
Realizar un trote puede ser parte del cualquier plan de los runners, pero no es lo mismo que salir a correr. La diferencia radica básicamente en la intensidad, que varía dependiendo los objetivos de cada persona.

“El trote suave puede ser una actividad preparatoria para luego introducirse en el mundo del running con adaptaciones musculares un poco más complejas. Cuando se corre se tiene una fase de vuelo mayor, es decir, más tiempo en el aire entre que despega un pie del piso y aterriza el otro”, desarrolla el entrenador.

Cuidados para salir a trotar
A pesar de ser una actividad que no es tan intensa, hay que tener ciertos cuidados. El primero, cómo fue mencionado anteriormente, es el de visitar al cardiólogo y tener el apto médico para realizar la actividad.

El segundo es elegir suelos blandos. Esto se debe a que al no tener una técnica para correr trabajada, el impacto sobre el cemento genera mayor rebote y más molestias.

El tercero, y fundamental, es contar con la supervisión de un profesional: “no tenerla puede traer algunos inconvenientes por errores técnicos que arrastramos producto de vicios posturales que adquirimos de nuestras tareas diarias, por ejemplo los dolores lumbares o de espalda baja producto del acortamiento de la cadena posterior, algo que se genera por estar sentados la mayor parte del día”, aclara el titular de Extremo Training Team.

“Si tenemos la posibilidad de tener un entrenador idóneo que nos ayude a mejorar tanto la técnica, como la fuerza y la elasticidad siempre va a ser un punto a favor ya que nos aseguramos de mejorar y no lesionarnos”, cerró Peracca.



Fuente: www.ambito.com

VER MÁS NOTICIAS